Autor: Sede

0

El espiritismo debe estudiarse-Amalia Domingo Soler

Quince personas nos reunimos una noche en Madrid, en el café del Siglo, y sólo éramos tres espiritistas: un médico, su esposa y yo. Los demás eran librepensadores, materialistas, ateos del todo. Riéronse grandemente...

Perdida de personas amadas

Perdida de personas amadas. Muertes prematuras. Cuando la muerte acude a segar en vuestras familias, y se lleva sin contemplación a los jóvenes antes que a los viejos, soléis decir: “Dios no es justo,...

El amor no es un mito-Amalia Domingo Soler

Era una noche hermosa de verano, cuando estábamos varios amigos reunidos en el Salón del  Prado, en Madrid, junto a la fuente de las Cuatro Estaciones. No sé por qué, nos dio la humorada...

Estrella… – Amalia Domingo Soler

Fue una hermosa niña a quien hace tres años inscribieron en el registro civil con tan precioso nombre; sobre su blanca frente no cayó el agua del bautismo, y creo que sus miradas no...

Mundos de expiaciones y de pruebas

¿Qué podría deciros de los mundos de expiaciones, que vosotros no sepáis ya, puesto que os basta con considerar la Tierra en que habitáis? La superioridad de la inteligencia, presente en un gran número...

¡Espérame! – Amalia Domingo Soler

En busca de luz para mis cansados ojos, fui un verano a Deva, a tomar los baños de su agitado mar, y entre los bañistas conocí a un matrimonio, y simpatizamos desde los primeros...

Un reino Terrestre

  Quién mejor que yo puede comprender la verdad de estas palabras de Nuestro Señor: «Mi reino no es de este mundo». El orgullo me perdió en la tierra. ¿Quién comprendería la nada de...

Encarnación, desencarnación y libre albedrío

Encarnación, desencarnación y libre albedrío

Javier: ¿Qué es la encarnación? Agustín: La encarnación se da cuando un espíritu adopta una forma material, por método del nacimiento. Los espíritus pasan por la materia varias veces para aprender a ser espíritus...

El color no importa

Os voy a contar un cuento que sucedió hace mucho tiempo, en un país muy lejano llamado Angola, en el continente africano. Cerca de Lubango había una aldea en la que vivía una niña...

El perdón

Jaime Jalapeño era un pimiento que vivía en el cajón de las verduras, junto a sus padres. Tenía un estilo de vida modesto… Sus únicos amigos eran el Cebolletas y Carlos Calabacín, o eso...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: